26 de enero de 2013

En camino hacia la macrobiotica... albondigas de coliflor, gomasio y curcuma


En Camino hacia la macrobiotica 
Para Navidad una amiga muy querida me regaló el fantástico libro El Medico de Si mismo, de Naboru Muramoto. Hace mucho tiempo que deseaba leerlo y, con las vacaciones, finalmente el momento llegó. En casi dos noches lo he terminado. Este libro es inmancable en la biblioteca de las personas que hayan decidido mantener una buena salud respetando el equilibrio físico-psíquico y que están convencidas que la alimentación es la primera medicina preventiva.
En este libro, claro y fácil de leer, el maestro Muramoto nos introduce en las terapias orientales y en la cocina macrobiótica. En la medicina oriental, contrariamente a la medicina occidental, los órganos no se consideran por separado y el individuo siempre se analiza en conexión con el medio ambiente en el que vive.
A la base de estas teorías hay una clara conciencia de que los síntomas de la enfermedad no deben ser combatidos mediante la supresión o el ocultamiento, sino que deben ser interpretados y entendidos con el fin de controlar y mejorar las reacciones de defensa del cuerpo. Por último, el libro es también un pequeño manual lleno de enseñamientos y remedios naturales (cataplasmas, infusiones, té, etc.).
En resumen, lo recomiendo fuertemente a todas y todos.

La dieta macrobiótica siempre me ha fascinado mucho e incluso si nunca he elegido conscientemente este tipo de dieta y sin haber estudiado nada al respeto, mi dieta siempre ha sido muy en línea con algunas sencillas enseñanzas de la macrobiótica: evitar los excesos, no consumir azúcar, utilizar únicamente granos y harinas integrales, no comer carne roja, etc etc ...

Pero ahora me siento más inspirada y motivada por las enseñanzas de este libro y me decidí a profundizar el estudio de la macrobiótica y así encaminarme lentamente hacia la alimentación macrobiótica... 

Espero abrir pronto una sección de este blog dedicada enteramente a la alimentación macrobiótica, tal vez con alguna explicación más detallada de los pilares de esta alimentación terapéutica, donde el alimento, la medicina y la espiritualidad se enriquecen mutuamente.

De momento os dejo con estas albóndigas de coliflor con gomasio.

Albondigas de coliflor, curcuma y gomasio
Ingredientes
1 coliflor grande
4 cucharadas de gomasio
1 cucharadita de cúrcuma
Aceite de oliva presado en frío, 1/2 taza
Harina de arroz integral, 1 taza


Preparación
En primer lugar limpiar la coliflor quitando las hojas externas dañadas (si los hay) y lavar con agua y bicarbonato de sodio.
Cortar en trozos y cocinar al vapor hasta que la coliflor sea muy blandita y se pueda romper fácilmente.

A continuación, colocar la coliflor en un recipiente y, con la ayuda de un tenedor, aplastarla para obtener una mezcla homogénea. Añadir el gomasio, el aceite y la cúrcuma. 
Añadir también un par de cucharadas de harina de arroz, o las que sean necesarias para hacer la crema más compacta.

En este punto, con las manos húmedas, crear pequeñas bolas. Si necesario espolvorear con más harina de arroz.
A continuación, colocarlos en un molde ligeramente engrasado con aceite de oliva.
Hornear durante 30 minutos a 180 grados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...